top of page

Inicio   >   Casos de Éxito   >   BLOG: Historias de Superación   >   Historia

Dos prótesis para una pequeña guerrera



Nayeli nació en noviembre de 2008. Estefanía, como todas las madres, contó cada dedito de sus manos y de sus pies. La niña, aunque se veía sin complicaciones aparentes y con sus cuatro extremidades intactas, nació con un problema en el corazón, condición por la cual fue sometida a una cirugía de corazón abierto, a los cuatro años de edad.


Su niñez nunca se vio afectada por esta delicada intervención que le realizaron en su corazón y como cualquier niña de su edad, siempre ha disfrutado compartir en el parque con sus amigos, jugar, correr y explorar el mundo. A sus siete años, Estefanía decidió enviarla a donde su tía de vacaciones en Medellín, para pasar la Navidad y celebrar juntas el Año Nuevo, que estaba por llegar.


Ya era enero de 2015. Un día, Nayeli salió al parque y aquella vez, tan normal como siempre, en medio de los juegos y la diversión, se raspó una de sus rodillas, por lo que regresó a la casa de su tía, con el típico ardor, al cual no le vieron mucho problema.


Por esos días, la pequeña comenzó a sentir fiebre y mientras más pasaba el tiempo, la temperatura de su cuerpo aumentaba, en vez de disminuir. Al ver que su síntoma empeoraba más y más, la llevaron de urgencias al hospital. Para el equipo médico, la primera sospecha fue una infección por dengue, que para su sorpresa, la presencia de este no aparecía en los resultados de los exámenes de sangre que le realizaron, pero por otro lado, arrojaron que en su cuerpo había una bacteria. La información indicaba que su fiebre se debía a esta bacteria que había entrado a su cuerpo, unos días atrás, a través de la herida de su rodilla y aunque en su momento contó con todos los cuidados, no fue posible evitar que la afectara, pues se asentó en el débil corazón de la niña.


Debido a las complicaciones asociadas a su patología cardiaca, presentó múltiples trombos, los cuales terminaron por obstruir algunos vasos sanguíneos, vitales para el correcto funcionamiento de sus extremidades, bloqueando el paso del oxígeno, por lo que la necrosis afectó, directamente, sus brazos y piernas. “Esta situación fue muy dolorosa para mí y toda la familia. Acepté la situación, porque los médicos me explicaron que la vida de mi hija corría peligro si no se realizaban las amputaciones”, expresa la madre de la pequeña, mientras narra su historia durante la entrevista.


A los siete años, los niños empiezan a ser mucho más conscientes de cada situación y Nayeli, como consecuencia de las amputaciones, entró en una fuerte depresión. “Ella se sentía avergonzada por sus muñones, al principio no comía, no miraba a los ojos, tenía una mirada fija al vacío. En ese tiempo, tuvo que ser remitida a psicología, mientras que a través de un tubo, la alimentaban”, comenta Estefanía, recordando que gracias a los cuidados necesarios y el amor de su familia, la pequeña fue recuperándose poco a poco. Parte de este exitoso proceso de rehabilitación, estuvo relacionado al apoyo psicológico que recibió y con el cual aprendió a aceptar esa nueva realidad en su vida.


Aunque en el hospital le dieron sus prótesis de mano y asistió a las respectivas terapias, nunca se adaptó a ellas, pues con sus brazos y sus muñones realizaba todas las actividades del día a día, sin inconveniente alguno. Durante sus terapias físicas y ocupacionales, había aprendido, incluso, a vestirse con gran facilidad.


Unos días después de salir del hospital, Nayeli recibió sus primeras prótesis de piernas gracias a una fundación en Bogotá, con las que comenzó a dar sus primeros pasos y a pesar de que no fueron de todo su agrado, las usó durante un año. Luego, como un milagro, ella y su madre se enteraron de la existencia de Mahavir Kmina, a través de un periodista de Sincelejo, quien decidió narrar la historia de la niña y el cual, al tener conocimiento de otros usuarios de prótesis, beneficiados por la Corporación, le compartió el contacto a Estefanía para iniciar el proceso de solicitud para las prótesis de pequeña.


A sus nueve años, asistió por primera vez a Mahavir Kmina y con una gran sonrisa esbozada, reflejaba toda la emoción que sentía al ver que las prótesis que recibiría, eran mucho más similares a las piernas reales de una persona. Ese mismo día, conoció a otra beneficiaria de la Corporación, más joven que ella, la hermosa Julieta (lee su historia). Juntas, entre juegos y risas, recibieron sus primeras prótesis, mientras que todos, tanto protesistas, como familiares, se sorprendían al ver la facilidad con la que Nayeli volvía a caminar. “Ella se adaptó inmediatamente”, recuerda su mamá.





Desde entonces, ha logrado incorporar sus prótesis a todas las actividades de la vida diaria, pues las usa todo el tiempo, en especial para ir al colegio, en el cual cursa, actualmente, el grado sexto, obteniendo excelentes resultados y compartiendo con todos sus amigos. “Afortunadamente, sus compañeros han sabido comprender la situación de mi hija, porque no ha sufrido bullying debido a sus amputaciones, esa era una de mis preocupaciones”, expresa Estefanía. Además de estudiar, a Nayeli le gustaría comenzar clases de natación e incluso ha pensado en practicar más deportes, pues como dice su madre “ella es una niña muy independiente”.


Por su inteligencia, sus capacidades y su amor por los animales, ha soñado con estudiar veterinaria, aunque como es normal a su edad, todavía no es una certeza, pues cada día aprende algo más, explorando nuevos gustos y pasiones, que con el paso del tiempo, la irán encaminando.


Tres años después de usar las prótesis que recibió en la Corporación, Nayeli regresó a las instalaciones para su reposición, expresando lo contenta que se sentía con la atención y el servicio que ha recibido por parte de todos los integrantes del equipo. Gracias al apoyo y la oportunidad que le brindó Mahavir Kmina, para volver a empezar, la pequeña seguirá jugando, corriendo, aprendiendo y convirtiendo cada uno de sus sueños en una realidad.




Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Instagram Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Google+ Basic Square
Entradas relacionadas
bottom of page